Sylva, Carmen

Regina_Elisabeta

Foto-montaje de Elisabeth de Rumanía y Romy Schneider en el papel de Sissi en Luis II de Baviera de L. Visconti -1972-

elisabethand Elisavetta

Isabel de Wied (nombre completo: Paulina Isabel Otilia Luisa de Wied; en alemán: Pauline Elisabeth Ottilie Luise von Wied; Neuwied, 29 de diciembre de 1843 - Bucarest, 2 de marzo de 1916) fue reina consorte de Rumanía por su matrimonio con el rey Carlos I, además de una célebre novelista bajo el pseudónimo de Carmen Sylva.

Isabel era hija del príncipe alemán Guillermo Germán de Wied y su esposa, la princesa María de Nassau (hermana del Gran Duque Adolfo de Luxemburgo). Isabel estudió en la Facultad de Letras de París, dedicándose al estudio de las lenguas clásicas y modernas, hecho que le proporcionó un gran conocimiento cultural. Viajó por Europa en numerosas ocasiones y en uno de sus viajes conoció en Berlín a su futuro marido, Carlos de Hohenzollern, príncipe de Rumanía. No obstante, Isabel fue considerada en su momento como posible candidata a la mano del príncipe de Gales, el futuro Eduardo VII del Reino Unido.

Isabel y Carlos contrajeron matrimonio el 15 de noviembre de 1869. Un año después tuvieron a su única hija, María, que murió con apenas cuatro años de edad.

En 1881 se convirtió en reina consorte de Rumanía y se dedicó a promover la enseñanza y la educación en el país: creó numerosas escuelas y las dotó de libros de texto; también estableció escuelas de música, dibujo y pintura para jóvenes de todas las clases sociales, dedicándose ella misma en alguna ocasión a impartir clases en la Escuela Normal. La reina Isabel prestó especial atención a la industria del tejido y el bordado y creó una institución dedicada al desarrollo de dichas actividades. También creó numerosas instituciones benéficas y durante la Guerra Ruso-Turca de 1878 se distinguió por su entrega a los heridos.

castle Sinaia

Elisabeth de Rumanía esribió mientras se construía el Peleș Castle en Sinaia  (construido entre 1873 y 1914. Su inauguración tuvo lugar en 1883.

“Los italianos fueron los albañiles, los rumanos estaban construyendo terrazas, los gitanos eran peones. Albaneses y griegos trabajadas en piedra, los alemanes y los húngaros eran carpinteros. Turcos estaban cocinando ladrillo. Los ingenieros polacos y los talladores de piedra eran checos. Los franceses se acercaban, los ingleses estaban midiendo, por lo que fue entonces cuando se puede ver a cientos de trajes nacionales y catorce lenguas en que hablaban, cantaban, maldecían y peleaban en todos los dialectos y tonos, una mezcla alegre de los hombres, caballos, carro de bueyes y búfalos domésticos”.

Francisco José escribió con motivo de su visita al castillo en 1896:

“El Castillo Real, entre otros monumentos, rodeado de muy bonito paisaje con jardines construido en terrazas, todas ellas en el borde de los bosques densos. El castillo en sí es muy impresionante por las riquezas que ha acumulado: viejas y nuevas telas, muebles antiguos, armas, todo tipo de curiosidades, todo colocado con buen gusto. Hicimos una larga caminata en las montañas, después merendamos en la hierba verde, rodeado de la música gitana. Tomamos muchas fotos, y el ambiente era muy agradable”.

sinaia

Una de sus últimas fundaciones fue un asilo para ciegos, que financió en parte con su propia fortuna, estimulando de aquella manera las donaciones. No obstante, era considerada una reina extravagante por su teatralidad, y fue la única aristócrata amiga de la famosa emperatriz Elisabeth de Austria, Sissi.

Enviudó de su esposo, con quien no había mantenido una buena relación durante los últimos años, en 1914, a poco de estallar la Primera Guerra Mundial. Al final de sus días se retiró al Castillo de Peleş, donde se rodeó de personajes del mundo de la literatura y la cultura en general. Murió durante la ocupación alemana de Rumania (1916-1918) y su muerte se atribuyó en un primer momento al suicidio, aunque más tarde se desmintió esta teoría.

Fuente: Wikipedia

Carmen Sylva fue amiga de Sissi y la aconsejaba muy bien. Compartían el amor por la literatura y la poesía.

Carmen le dijo una vez a Sissi:

“La moda está hecha para las mujeres sin gusto, la etiqueta para la gente que carece de educación y las iglesias para los que no tienen religión”.

Sus palabras para Elisabeth:
“Los hombres quisieron imponer a un hada el arnés de un protocolo rígido y afectado; pero la pequeña hada no se deja esclavizar, abre sus alas y vuela cuando el mundo la hastía”.

“La emperatriz Elisabeth une a sus pensamientos los fuegos de sus diademas y el rojo ardiente de la sangre que los hombres querrían derramar por una belleza tan defendida”…

ElisavetaRomania_firma

Deja un comentario